El acto de la vida y la muerte son los polos opuestos de una línea que representa nuestra existencia, pero ambos son parte de la vida. La muerte es un proceso natural y necesario, por lo que deberíamos estar preparados para tomar su llegada con calma y aceptación. No obstante, los seres humanos no tenemos una representación psíquica de lo que es la muerte. Por tanto, resulta muy difícil prepararse para algo que no conocemos. Sólo nos asiste la razón y la inteligencia para ello, pero nos damos cuenta que no es suficiente porque igualmente duele y atemoriza.

La muerte encierra un misterio profundo y cada persona lo procesa de manera diferente. Muchos se apoyan en su fe religiosa pero la mayoría de las veces despierta temor. Sobre todo al sufrimiento que suele acompañarla cuando hay una enfermedad larga y dolorosa. Si bien la muerte nos llega a todos, la forma de acercarse a ella es diferente si está asociada a una enfermedad o accidente o a un deterioro propio de la vejez.

Acompañamiento terapéutico pre-morten cbpsicologas 1
Foto tomada de http://www.iammysoul.com/blog/ascension-poetry-accept-your-death

¿Qué se experimenta?

En el caso de una enfermedad terminal cuando ya se han agotado los recursos médicos/científicos para sostener la vida queda sólo esperar la muerte. Desde este momento hasta en final de la vida, la persona que lo está atravesando experimenta una serie de sensaciones, sentimientos, pensamientos y experiencias únicos. Si se ha logrado un reconocimiento apropiado de su circunstancia de vida, la persona podrá hacer un mejor proceso personal de aceptación con tranquilidad y en paz. Luego de una larga lucha por mantener la vida, puede sentir alivio en que ya no tiene que seguir peleando para sanar. Ésta es una fase fundamental para procurar a la persona en tránsito, un buen morir y una calidad de vida digna hasta llegar a el final de su último aliento.

Es responsabilidad de los profesionales de la salud que están dando su soporte médico y psicológico, trabajar aunados en este sentido. Es igualmente necesario el apoyo de la familia, e inclusive que ésta última reciba apoyo para procesar el duelo.

Acompañamiento terapéutico pre-morten cbpsicologas 2
Foto tomada de https://lamenteesmaravillosa.com/bioetica

¿Qué significan el buen morir y la calidad de vida digna?

Son los cuidados paliativos que se ofrecen para un manejo adecuado del dolor físico y psíquico-emocional. Con respeto hacia el trato cotidiano, a sus decisiones y deseos, dentro de lo posible, en relación a su cuerpo, su muerte, sus restos y sus bienes muebles e inmuebles, entre otros. Es el reconocimiento de la persona en sus derechos y autonomía de sus decisiones, el cuidado de su intimidad, y la contención emocional-afectiva de quienes están a su lado. Utilizando todos los recursos posibles y legales para calmar el dolor y sufrimiento.

Se dispone de técnicas farmacológicas, médicas, psicológicas y espirituales a las que se pueden recurrir para aliviar este sufrimiento. Ser consciente de un próximo final suele despertar en las personas temores y fantasías que se reeditan, como la pérdida de control sobre lo que le acontece y la vivencia del abandono a los seres queridos. Hay sentimientos de impotencia y angustia que a medida que se procesa su realidad todo lo padecido se transforma en fortaleza. El apoyo psicológico es importante porque favorece manejos adecuados en la comunicación familiar con el paciente y el médico tratante.

¿Qué pasa con los familiares?

La familia muchas veces tiene más dificultades en aceptar la muerte y el desprendimiento del ser querido para dejarlo ir, suelen querer ocultar información para evitar sufrimientos sin saber que toda información por mas dolorosa que sea, con un buen manejo es mucho más sano y permite a las personas organizar sus tiempos y resolver sus asuntos personales. Las personas tienen derecho a manejar cualquier información que tengan que ver con ellos, aún estando en agonía.

Contrariamente a lo que muchos creen, el ocultamiento trae consigo graves consecuencias para los involucrados.

Los familiares deben confiar en el terapeuta especialista que les ayudará a atravesar este momento de dolor. Ésta es un área de la psicología no siempre requerida por las personas, por desconocer la existencia de este recurso terapéutico. Es necesario que el profesional que interviene en este tema tenga una adecuada formación técnica y personal, ya que estas circunstancias de vida involucran muchos aspectos personales que hay que cuidar que no interfieran con esta labor tan delicada.

Por: Dra. María Cristina Castillo

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>