la psicologia de la obesidad cbpsicologas1

Hoy en día cuando hablamos de obesidad, nos dirigimos también a los aspectos psicológicos que la acompañan. La obesidad ha estado presente en la humanidad desde hace varios siglos atrás. Sin embargo, no es hasta las últimas décadas que adquirimos conocimiento sobre el componente psicológico en su desarrollo y mantenimiento. La obesidad es una condición que aunque no es considerada como una patología psicológica, está asociada a grandes dificultades en este aspecto. Dichas dificultades pueden ser las causantes de la misma, o bien, consecuencias.

la psicologia de la obesidad cbpsicologas3
Foto tomada de http://www.stressfit.com/science/breath

El mundo interior

Algunas personas no poseen la capacidad de procesar los estresores de su vida cotidiana y de manejar situaciones traumáticas. En muchas ocasiones, son individuos que buscan descargar sus emociones de formas poco adaptativas y saludables. Una de estas formas es la sobreingesta de alimentos. La falta de estrategias cognitivas para resolver problemas, de habilidades de comunicación y del manejo de emociones como la frustración, ansiedad, tristeza, etc., generan gran malestar, además de confusión y angustia al no saber lidiar con estas circunstancias. En muchos casos, la comida se convierte en una “herramienta” para desahogar dicho estrés y malestar. Sobre todo, la comida en estas situaciones es una distracción del mundo interior. Es decir, la persona utiliza el alimento para aliviar sensaciones desagradables y enfocarse en otras. Lo cual se hace automático con el pasar del tiempo.

Cabe mencionar que una sobreingesta de alimentos de este tipo puede convertirse en un trastorno del comer compulsivo. Sin embargo, la obesidad como tal posee otros componentes como el genético y el social. Además de acompañarse de hábitos específicos como una vida sedentaria y elecciones de alimentos poco saludables.

la psicologia de la obesidad cbpsicologas2
Foto tomada de https://bodymania.pl/zdrowie-i-wiedza/geranamina-i-suplementy-cz-1

La cultura de la comida chatarra e ideales inalcanzables

La sociedad es otro factor que influye notablemente en la obesidad. En su desarrollo y también en las consecuencias psicológicas que acarrea. Dentro de ello, se puede considerar a la crianza como factor elemental. Debido a que los hábitos alimentarios y las rutinas saludables se adquieren desde edades tempranas. Por otro lado, la sociedad es un componente que envía señales confunsas en el tema de su salud y estética corporal. La publicidad y la cultura de la comida chatarra son propaganda de cada día en el mundo occidental. No obstante, la imposición de un cuerpo delgado y esbelto como modelo a seguir, también innunda los medios de comunicación. Frente a esta disyuntiva, es natural que las personas con obesidad se vean afectadas emocionalmente. Principalmente, por no cumplir con los estándares estéticos y cargar con el peso de los estereotipos. Además de consecuencias como el bajo autoconcepto y disconformidad consigo mismos que pueden evolucionar a una depresión u otro tipo de trastorno mental.

Los componentes psicológicos que acompañan a la obesidad, sean causas o consecuencias de las mismas, actúan también como mantenedores. Es decir, no permiten que el individuo rompa el ciclo de malos hábitos y de dificultades emocionales que se alimentan entre sí. En definitiva, la obesidad es una condición que no solo afecta la salud del organismo. Ésta trae consigo complicaciones psicológicas y emocionales que en la mayoría de ocasiones requieren de una intervención profesional. El apoyo psicológico brinda las herramientas necesarias para que la persona rompa con los patrones psicológicos y conductuales que están perpetuando la obesidad.

Por: Psi. Cl. Florencia Barriga

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>